Un intercambio comercial por US$30.947 millones tuvieron el año pasado los países aliados con Canadá, Nueva Zelanda, Australia y Singapur, con quienes empezarán a conversar en septiembre un acuerdo común.

—A un mercado de 70 millones de personas apunta la Alianza del Pacífico (AP) con la apertura a negociar con cuatro nuevos países para agregarlos a la calidad de “estado asociado”.

“Esto responde a un interés de los miembros de la Alianza por incorporar a países que cumplen con ciertas condiciones y que están dispuestos a obtener como resultado un acuerdo de alto estándar”, indica la directora de la Dirección Relaciones Económicas, Direcon, Paulina Nazal.

Entre las condiciones para aceptar a Australia, Canadá, Singapur y Nueva Zelanda, está la voluntad de avanzar rápido con las negociaciones. Por ello en estos meses los viceministros de AP se reunirán para fijar los negociadores por delegación, y en septiembre se encontrarán con los cuatros países para concordar la primera ronda de grupos técnicos en temas como inversiones, servicios, facilitación de comercio, mercados, entre otros. “La voluntad de los presidentes es que idealmente las negociaciones se terminen este año”, acota la funcionaria.

En términos de comercio, la Alianza tiene un intercambio comercial más alto con Canadá con exportaciones promedio de US$14.500 millones en los últimos cuatro años e importaciones por US$12.580 millones. Seguido muy lejos por Australia con envíos desde AP por US$1.780 millones y adquisiciones de sus productos por US$1.058 millones. En los otros dos países la balanza comercial es negativa para los cuatro países aliados. Singapur vende más productos a AP que los que compra ya que las importaciones de dicho origen llegaron a US$1.567 millones versus los US$936 millones en exportaciones, en promedio entre 2013 y 2016. Con Nueva Zelandia sucede algo similar, pues entre estos años los países de la Alianza han registra- los temas que se negociarán con los 4 nuevos países do envíos promedio por US$217 millones a este destino, mientras que han adquirido bienes por US$572 millones.

VENTAJAS. La decisión de si estas conversaciones serán uno a uno, o por grupo serán definidas en septiembre, aunque, según Nazal, Chile y Perú esperan que los textos de las negociaciones se hagan de manera conjunta, sin perjuicio de las bilaterales con cada cual por listas arancelarias.

“Esto tiene un doble objetivo. Si tenemos ronda con cada uno, no vamos a terminar nunca, y como contamos con una filosofía bastante común se facilita el llegar a una disciplina de alto estándar para replicar en cada mercado. Cuando la negociación es bilateral se proNueva Directora de la Direcon duce el spaguetti bold, es decir se hacen distintos ajustes y se termina con algo distinto para cada uno; y queremos que las condiciones sean muy parecidas y que las ofertas arancelarias sean bilaterales con un mínimo de liberalización del 90% del comercio. Estamos aspirando a una meta bien ambiciosa”, explica la directora.

Entre los temas que serán comunes estarán los capítulos de género, de pymes, de barreras comerciales, flujo de capitales, que serían adoptados del TPP que es el acuerdo de más alto nivel que se ha negociado. Una de las normas será la “acumulación de origen” es decir que estos países reconozcan como propios los insumos que provengan de los asociados para el arancel liberado, “por ejemplo que una empresa chilena que exporte una vestimenta con algodón peruano, y que sea considerada por esos mercados con garantía de origen”, señala la funcionaria.

También entre las potencialidades se encuentra la posibilidad de importar tecnología, especialmente de Singapur a niveles más convenientes, como a facilitar la participación de las empresas de todos los países en las licitaciones públicas de los 8 miembros a través de procesos de capacitación y difusión concertados.

HISTORIA DE INTEGRACIÓN. “Todos estos países son líderes en su zona geográfico, lo cual significa que un acuerdo será de mutuo beneficio”, añade Nazal.

Zelandia con un Producto Interno Bruto (PIB) de US$182 mil millones y 4,7 millones de habitantes a 2016 fue el país que más insistió en ser reconocido como Estado asociado hace 3 años. “Incluso han realizado estudios de cómo ser miembros plenos. Ellos cumplen muchas de las características que buscamos en AP como que exista una alianza comercial de muchos años, con altos estándares en los acuerdos. En el fondo abordamos la apertura comercial de forma parecida”, recalca la directora.

Australia y Canadá, por su parte, manifestaron su intención de ser vinculados a la AP en el último consejo de ministros. El primero cuenta con un PIB US$1.259 billones y 24,3 millones de habitantes, mientras que el segundo ostenta un PIB de US$1.529 billones y 36 millones de personas.

“En la última semana de la reunión de ministros de comercio de Apec, recibimos la intención de Singapur de unirse a nuestro bloque. Este es un país muy abierto, no tiene aranceles, y ha sido miembro del TPP, Apec y P4 con Chile. Es un país con el cual será muy fácil conseguir acuerdos de alta calidad”, manifiesta Nazal. Este estado cuenta con un PIB de US$297 mil millones, y con una población de 5,6 millones de personas.

Fuente:  Pulso